Condenan a un hombre a dos años de prisión por espiar el diario íntimo de su mujer

 

Redacción - Barcelona.-
La Audiencia de Barcelona ha condenado a dos años de prisión a un hombre que espió, fotocopió y distribuyó el diario personal de su mujer para saber por qué quería separarse de él, al entender que ese escrito tenía «carácter reservado y secreto».
   La Audiencia confirma así una sentencia dictada en junio de 2003 por el Juzgado Penal número 23 de Barcelona que condenaba a Francisco M.G. a dos años de prisión por un delito de descubrimiento y revelación de secretos, informa Efe.
   La Sección Octava de la Audiencia de Barcelona ha dictado una sentencia que desestima el recurso de apelación presentado por el acusado y confirma la resolución inicial. El tribunal atribuye al diario personal de la esposa el carácter de «secreto» y «reservado» que le hace tributario de la especial protección dispensada en este delito frente al que «sin la autorización de la autora ha accedido, reproducido y comunicado a terceros contenidos esenciales del mismo».

 

Muy secreto

Según el fallo, el acusado se apoderó del diario y lo fotocopió para aportarlo más tarde al proceso de familia. Los magistrados estiman las declaraciones hechas por la mujer y dos testigos que «manifestaron conocer que su amiga escribía un diario pero, al tiempo, sostuvieron que nunca había compartido con ellas su contenido ni tampoco presenciaron que lo hubiera compartido con el acusado».
   La sentencia mantiene el «carácter reservado» del diario, «reserva que se evidencia del propio sentido y alcance que se pretendió dar a sus escritos por la defensa del acusado en el anterior proceso de familia, donde llegó a decir que éste accedió a su contenido movido por la curiosidad de conocer la razón por la que su esposa quería separarse de él».
   El acusado había alegado que incluso la mujer leía en público fragmentos de su diario. Ella alegó que había otros escritos pero que éste en concreto era completamente íntimo. La Audiencia deja sentado que «lo escrito en el diario le era desconocido, contrariamente a lo que aquí y ahora pretende sostener sobre el hecho de haber sido escrito total o parcialmente en su presencia o incluso lectura por la esposa».

La Razón 5 de febrero de 2004

 

VOLVER A LA PÁGINA DE NOTICIAS PERICIALES