El TS rebaja una pena por abuso de dos niñas al no apreciar intimidación

IGNACIO DE OROVIO - 05/02/2004

MADRID. – El Tribunal Supremo (TS) ha rebajado de 16 a 8 años de cárcel una condena por agresión sexual de dos niñas al no apreciar intimidación en la conducta del agresor, Francesc M., vecino de Olost de Lluçanès (Osona), que amenazó a las víctimas –de 14 y 8 años e hijas de su compañera sentimental–, diciéndoles que si contaban lo ocurrido haría “daño a su madre o hermanos”, que las “denunciaría” o que les “taparía la boca y las ahogaría”.

La rebaja se debe, según dos magistrados del TS de la sala responsable de la sentencia, consultados anoche por este diario, a que entre las dos agresiones (una comenzó en 1994 y la otra, en 1996) hubo una reforma legal que no fue contemplada en la sentencia inicial, de la Audiencia de Barcelona.

El Tribunal Supremo argumenta que “la línea divisoria entre la intimidación y el prevalimiento puede ser difícilmente perceptible” en casos límite como éste en que “los actos intimidatorios descritos carecen objetivamente del componente normativo de la intimidación”. Una de las niñas tenía 14 años cuando empezaron las agresiones (que cesaron cuando le amenazó con denunciarlo) y la otra, 8 años, aunque en este caso (posterior a la reforma de 1995) fue víctima de abusos pero no de agresiones.

La Vanguardia 5 de febrero de 2004

 

VOLVER A LA PÁGINA DE NOTICIAS PERICIALES