El Tribunal Superior de Cataluña concluye que al serle denegada la ayuda el colegio fue víctima de una discriminación
El Govern deberá pagar un millón de euros a un colegio al que denegó un concierto

El nuevo conseller dice que acata el fallo del TSJC favorable a la escuela Sil, pero lamenta la gestión de la anterior consellera

LA VANGUARDIA - 04/01/2004
Barcelona. (Europa Press.) – El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha condenado a la Conselleria d'Ensenyament a pagar al colegio Sil de Barcelona el dinero correspondiente al concierto educativo de 1999-2000 y que, según fuentes del sector educativo, podría ascender a alrededor de un millón de euros. El tribunal considera que la Generalitat denegó “de forma injusta” el concierto al centro.

El nuevo conseller de Ensenyament, Josep Bargalló, asegura que la Generalitat acatará la sentencia y pagará el importe del concierto, pero lamenta la “poca motivación” y la escasa argumentación en las denegaciones de conciertos a escuelas privadas realizadas por la anterior conselleria. El TSJC deberá determinar en ejecución de sentencia la cantidad exacta que deberán recibir los padres de los alumnos del curso, en caso de que lo hubieran pagado, o el propio colegio, si no hubiera cobrado dicho año escolar. La sentencia no se puede recurrir.

En una sentencia del pasado mes de noviembre, la sección quinta de la sala de lo contencioso-administrativo del TSJC recriminaba a la anterior conselleria por denegar el concierto al Sil en el curso 1999-2000 “de forma contraria a derecho” y violando “el contenido esencial del derecho humano a la igualdad”, contenido en la Constitución española.

Según el fallo, la conselleria denegó la concesión del concierto al Sil para el curso 1999-2000 “de forma arbitraria”, porque sí fue concedido a otros colegios que estaban “en igualdad de condiciones”. Por ello, el tribunal catalán considera que la denegación del concierto fue “injusta”.

Otro de los argumentos esgrimidos en la sentencia se refiere al hecho de que, al año siguiente, el 2000-2001, la conselleria concedió el concierto al Sil cuando ese año tenía “aún menos alumnos” que el anterior, cuando le fue denegado.

El 1 de septiembre de 1999, la anterior consellera, Carme Laura-Gil, denegó la concesión del concierto al centro Sil, por lo que su propietaria, la entidad Esen SL, presentó un recurso ante el propio departamento. La conselleria desestimó las alegaciones del centro y confirmó la denegación del concierto. Por ello, el colegio recurrió ante el TSJC.

El recurso fue presentado en mayo del 2000 y tres años y medio después se ha resuelto a favor del colegio. La anterior conselleria alegó en todo momento, para defender su postura, que el concierto solicitado por el centro “no era necesario para cubrir necesidades urgentes de escolarización”. Para el TSJC, esta motivación, aunque “mínima”, es “suficiente”, pero en todo caso equívoca porque “en el mismo distrito” del colegio Sil “hay centro privados que disfrutan de concierto y que se rigen por similares o idénticas directrices pedagógicas o de ideario”.

Por ello, el TSJC concluye que se produjo una “discriminación” en la denegación del concierto, teniendo además en cuenta que al año siguiente se le concedió.

El centro privado Sil es uno de los siete colegios que fueron denunciados por el sindicato Ustec-Stes por haberle sido concedidos conciertos educativos y tratarse de “colegios de elite”.

El nuevo conseller de Ensenyament, Josep Bargalló, lamentó “el poco acierto” en la resolución “de este asunto”, en especial, “la poca motivación que hubo para retirar el concierto” al Sil.

Bargalló explicó que ahora su departamento se pondrá en contacto con el colegio para saber si el curso 1999-2000 fue pagado por los padres de los alumnos. En ese caso, se debería determinar qué cantidad hay que devolver a los padres de cada alumno y sería la conselleria la que se comunicaría con ellos para devolverles el dinero.

 VOLVER A LA PÁGINA DE NOTICIAS PERICIALES