Un “contrato” por Internet


Falsos acuerdos comerciales camuflan la llegada de inmigrantes

Una banda de traficantes arrojó al mar a 26 mujeres desde un carguero; seis de ellas se ahogaron

RAFAEL POCH - 29/11/2003
Qingtian. Corresponsal


Una empresa aceitera de Jaén con página en Internet recibe un mensaje desde Qingtian. “Somos la empresa alimentaria Floreciente Primavera. Buscamos aceite español para comercializar en China y quisiéramos recibir unas muestras de su producción.” Días después, la empresa recibe un giro de 300 euros para pagar el envío de las muestras. Los de Jaén están encantados con la apertura de esta inesperada ventana al mercado chino (1.300 millones de consumidores) y el entusiasmo crece con un segundo mensaje acusando recibo de la muestra y solicitando una pequeña partida para “estudio de mercado”. Un nuevo giro, éste de 2.000 euros, atestigua la seriedad del asunto y la tercera comunicación ya es para solicitar a los andaluces una invitación para una delegación china que acudirá a España a discutir un trato. La empresa china anuncia que su delegación será de cuatro personas y los españoles hacen la gestión. Concluido el trámite consular, de Floreciente Primavera nunca más se supo. Nadie reclama los 2.000 euros y los de Jaén están estupefactos: sin saberlo han metido en España a cuatro ilegales, y a un precio ridículo.

A esta emigración ilegal se le puede seguir el rastro, más o menos, pero a la que utiliza el “canal gris” de las organizaciones de la mafia, tradicionalmente muy activas en la costa meridional de China, es más complicado.

El 26 de agosto, 26 mujeres chinas que estaban siendo conducidas a Taiwán, donde suelen engrosar las redes de prostitución, fueron lanzadas al mar desde una lancha, al acercarse un guardacostas. Seis de ellas murieron ahogadas, en un caso que la prensa china divulgó ampliamente. Las mujeres, la más joven de 18 años, habían zarpado en lanchas rápidas de un puerto de Fujian y cada una había pagado 5.000 euros por la operación. El responsable acaba de ser condenado a muerte en Taiwán.

Para emigrar a Estados Unidos la tarifa es mucho mayor y puede alcanzar los 60.000 euros. Uno de los procedimientos usados por los modernos traficantes de personas es embarcar a los emigrantes en cargueros en mar abierto, tras una navegación en lanchas desde la costa.

En uno de los casos más notables entre los conocidos, un tribunal de Nanjing condenó en enero a un clan de “cabezas de serpiente” –jefes de grupo de una tríada, la versión china del crimen organizado– que se dedicaba a la emigración en el sur de China. Estaba compuesto por 42 personas. Los cuatro dirigentes fueron condenados a prisión de por vida y los demás, a penas que iban de dos a quince años de cárcel.

Para las autoridades chinas, la emigración ilegal es un mero problema de imagen. Al igual que los trabajadores españoles en Alemania en los sesenta, los emigrantes chinos contribuyen hoy de forma notable al desarrollo e incremento de la renta nacional, dos prioridades de China. Demostrar un exceso de celo en combatir la emigración no tiene mucho sentido económico para China, como no lo tuvo en su día para España.

La Vanguardia 29 de noviembre de 2003

 

VOLVER A LA PÁGINA DE NOTICIAS PERICIALES